Understanding Antisemitism

I think jews always find themselves in the middle of the storm and complain even before the lighting bolts are striking but of course they’ve been through hell and back so many times it’s only sensible to try to understand their point of view. I guess Europe is on the brink of discovering a black swan and jews will be the ones telling us “I told you so”.

“[…] The hate that begins with Jews never ends with Jews. […] Antisemitism is not about Jews. It is about anti-Semites. It is about people who cannot accept responsibility for their own failures and have instead to blame someone else. […] The appearance of antisemitism in a culture is the first symptom of a disease, the early warning sign of collective breakdown. If Europe allows antisemitism to flourish, that will be the beginning of the end of Europe. Seguir leyendo “Understanding Antisemitism”

Mujer objeto de consumo: mujer oprimida

Nunca me había planteado escribir una entrada de carácter divulgativo pero en ocasiones el contexto de una posición crítica requiere unas cuantas líneas de antecedentes históricos.

“And the day came when the risk to remain tight in a bud was more painful than the risk it took to blossom”, Anaïs Nin

MUJER DIOSA MADRE –> MUJER OPRIMIDA

Muchos pactos sociales nos han colocado en esta posición. El hombre cazaba, la mujer recolectaba. Años, cientos de costumbres estereotipadas. Todas ellas nacieron con un propósito. Pero no caigamos en el simplismo analítico, y es que parece que las sociedades prehistóricas, aquellas que giraban en torno a la naturaleza, gozaban de una mayor igualdad de género. Tanto ellos como ellas aunaban esfuerzos con el propósito de obtener una mejor calidad de vida. Lo extraño sería encontrar una actividad que sólo acometieran hombres o mujeres, regla confirmada bajo Seguir leyendo “Mujer objeto de consumo: mujer oprimida”

ETA, políticos, la Iglesia y un amigo

Con el compromiso y la carga voluntaria de tener un blog, lo propio es alimentarlo y no dejarlo morir, o al menos darle la oportunidad de crecer. No entiendo muy bien cómo de entre miles y miles de nuevas entradas la mía puede llamar la atención de tan si quiera una pequeña cantidad de lectores, aún así lo seguiré intentando con ahínco y sin descanso, claro que a veces como a quien le importa no hablar con la boca llena, no deberíamos hacerlo con la cabeza hueca y la mía, en ocasiones, se merece un descanso. Por ahora, ¡leed insensatos! 

Lo que hoy escribo se lo debo a un buen amigo al que llamaremos XY-NN, con el que, por suerte, no siempre estoy de acuerdo.

Comentaba mi amigo en su página de Facebook las últimas declaraciones de nuestro actual Ministro de Justicia, Caamaño (que no Camacho, no vayamos a confundir el toque de balón con tocar las pelotas), en relación a ETA, Seguir leyendo “ETA, políticos, la Iglesia y un amigo”

Sobre música y humanidad

No es para mí la música una forma de vida ni un sustituto de mis rezos. Tampoco una obsesión ni tiempo perdido en una agenda apretada; es una liberación del espíritu en cualquier momento del día. Tres minutos de una melodía son la banda sonora de una película en alta definición en la que a veces soy protagonista y otras mero espectador. Mis padres inculcaron en mi día a día el uso de la música. Pasé mi niñez y gran parte de mi adolescencia consumiendo, interpretando y produciendo ondas sonoras frente a un piano, una guitarra, la flauta o el clarinete, incluso hubo un tiempo en el que cantar fue una asignatura pendiente. El autobús del colegio me devolvía cada tarde la alegría de regresar a casa y mis padres, mis entusiastas e incombustibles progenitores, me la arrebataban sustituyéndola por la necesidad de aprender un lenguaje, el musical, aquel que desde nuestro nacimiento nunca nos abandona y nuestras madres entonan una y otra vez de forma hipnótica con el propósito de trasladarnos a otro mundo, el de los sueños.

Encuentro en la música la forma idónea de contextualizar mis sentimientos. Tres minutos de dolor o alegría capaces de transformar cacofonías mentales en melodías llenas de sentido que no sólo elevan el poder de las palabras a niveles de entendimiento global sino que liberan la tensión que cada día creamos al avanzar, dejando atrás un pasado que jamás podremos cambiar, viviendo en un presente que lucha de forma constante por no encontrarse con un futuro incierto. La música no evade mis sentidos sino que les concede el privilegio de la calma y el equilibrio en el que poder ser conscientes de un abismo que jamás dejará de existir y al que de forma incesante todos tratamos de sobrevivir. Huimos de la inseguridad y el miedo, Seguir leyendo “Sobre música y humanidad”

¡Jod*r con el viejo!

Ocho y media de la noche. Doce horas fuera de casa y la mochila en mi espalda parece pesar el doble que esta mañana. No es que cargue más peso, es que mis fuerzas flaquean, y cuando entro en el autobús, un euro por un asiento, me encuentro en la coyuntura de cederle mi sitio al pobre anciano que se ha subido tras de mí y que sin duda ha visto el esfuerzo de mi espalda reflejado en mi cara. Él no ha pagado más que yo, él no usa bastón o muleta y, por las circunstancias, él se ha convertido en Sansón (aunque su calvicie pudiera decir lo contrario) mientras que yo podría formar equipo con sus compañeros de parchís y acabar convertida en carne de cañón, expuesta sin miramientos a sufrir cualquier clase de daño. Exhausta. Pero aún así me ha mirado y murmullado, y sin saber lo qué ha podido mascullar entre dientes o dentaduras, como si suyos fueran los poderes divinos, me he levantado y sonriente le he cedido mi asiento, avanzando así por los episodios de la falsedad, laresignación, el enojo, la rabia, el resentimiento y el odio, la construcción afectiva de mayor riesgo para nuestra salud emocional que sin duda acabará por destruirme Seguir leyendo “¡Jod*r con el viejo!”

Bin Laden y otras lindezas

He leído este artículo, escrito por Mario Conde en el blog de su “Fundación Civil” y en vista de que para opinar he de pagar (o donar) 30€, me veo obligada a exponer mi opinión en este espacio:

Bajo ningún concepto debería romperse la linea que separa el odio, el terror y la venganza como ley motriz, de la impartición de justicia dentro de un marco legal y en respeto de los Derechos Humanos, de hacerlo nada quedará que nos haga completamente diferentes de quienes creen tener derecho a la venganza.

Con la pena de muerte nos tienen engañados como a borregos: el asesinato se aprueba y autoriza siempre que el delito haya sido juzgado. En el caso de Bin Laden parece que el delito ha sido juzgado por el pueblo, como en el asunto de Bildu donde “la decisión jurídica se ajusta a la política, o cuanto menos al sentir social mayoritario”, claro que en esta última cuestión nadie se ha tomado la justicia por su mano. Seguir leyendo “Bin Laden y otras lindezas”

Aprender a pensar

“He comenzado a desarrollar una escalada frenética en mi número de posts tanto en Twitter como en Facebook en mi ahínco por alcanzar notoriedad”, ¡JA! Resulta que si mi día a día únicamente llama la atención de unos pocos, la rutina del mundo entero conseguirá colocarme en cabeza de cartel del interés general. Internet está plagado de feeds con las noticas más actuales, sólo he de interesarme por alguna de ellas y hacerla mía al publicarla en una de tantas redes sociales junto a mi humilde opinión; cuanto menos mi proceder será llamativo para quien sea capaz de ver más allá del ego ergo yo, molesto para quien la Tierra además de seguir siendo plana, no alcanza a ver más allá de su vecino del cuarto y el mando a distancia en prime time. Me he convertido en activista social, en voz del boca a boca internacional.

En los últimos meses se ha venido desarrollando en el mundo online el movimiento #Nolesvotes, iniciativa llevada a cabo en primera instancia por empresarios, profesores, abogados… que han querido recoger un sentimiento de muchos y pretenden (pretendemos) concienciar a los ciudadanos españoles de cara a las elecciones del próximo 22 de mayo. Nuestro voto es valioso y se trata pues de recuperar el sentido de la democracia donde los partidos políticos sean la voz delpueblo y no la voz para el pueblo. Surgió la idea tras la aprobación de la Ley Sinde en manos de PSOE, PP y CiU, ley que permite censurar Internet por vía administrativa sin una intervención judicial que garantice la tutela efectiva de los ciudadanos. Seguir leyendo “Aprender a pensar”