Mi vida compartida

“Incluso cuando duermo me robas los sueños”.

Llevo casi 8 años saliendo con la misma persona; en más de una ocasión me han preguntado “si no me canso” y  lo cierto es que compartir una vida puede llegar a despertar altas tasas de egoísmo máxime cuando tendemos a creer que nada nos queda porque todo lo hemos entregado. Vivimos en propiedad pero no en posesión. No puede ser romántico que alguien termine tus frases, es que, sencillamente, no te está dejando hablar. Que tu pareja sepa lo que estás pensando no significa que “estéis conectados”, es que, por repetición, ya nada le sorprende y el misterio, clave del éxito en una relación duradera, habrá sido sustituido por el tedio y la costumbre. Afrontémoslo, las mariposas no sobrepasan las 7 semanas de vida. Por otra parte, tu pareja dice entenderte mejor que tú mism@. What the f*ck?! ¿Acaso se trata de descifrar un libro de instrucciones? ¡Yo ni si quiera nací con un pan bajo el brazo!

“Y como si se tratatara de tu vida, vienes y me la arrebatas, dañando las maravillosas partes en mi que me hacían inédita e irrepetible. No comprendo como pudiste aprovecharte de mí, de mis ideas, de todo lo que compartí contigo, no porque quisiera dártelo sino porque quería que lo hicieras tuyo”.

Y es de este modo como cada día has de esforzarte por ser más tú y menos él. Nuestro individualismo crece con el tiempo y la flexibilidad que antaño nos permitía jugar en el patio del recreo se convierte irremediablemente en una pieza de puzzle irregular, irremplazable y difícilmente encajable. Limar asperezas lo llaman. Convivir pacíficamente tratando de recuperar la amoldable inocencia que hace tanto tiempo dejamos atrás. Así todos, necios testarudos, nos empeñamos en eludir la fuerza de la gravedad, dos cuerpos atraídos de forma irremediable, desgastados, hastíos y exhaustos tratan de distanciarse mientras el agua sigue cayendo del cielo. Por acierto o azar yo nunca tuve la oportunidad de separarme de mi pareja, con 16 años aún éramos dos pelotas complacientes fácilmente fusionables, woo yaa! Mis gustos se convirtieron en los suyos, mis frases en su boca, mis gestos en sus manos, mis ojos los suyos, mi estilo su meta, mis opiniones sus valores, mi tú su yo… Creo que él podría decir lo mismo. Y aún así hemos conseguido no convertirnos en la misma persona, supongo que todas las imitaciones son malas. Alguna vez le he dicho que estar con él me hace mejor y es que no hay nada más apropiado que la comparación para salir perdiendo e intentar superar tus metas, o en mi caso, no hay nada mejor que poseer altas dosis de amor propio (algunos lo llaman orgullo, bullsh*t!) para elevar tus cualidades, aptitudes y habilidades a límites inalcanzables, muahaha! Eso es lo que me hace mejor. Es puro egocentrismo.

“Yo no soy la mitad de ninguna naranja, mi destino no está ligado al de una sola persona sino al de cientos de ellas, cada uno de nosotros busca la pareja que cree merecer; el amor es pura química, ese estado de “imbecilidad transitoria” (Ortega y Gasset) no perdura indefinidamente”.

Y así es como yo, chalada encubierta de fraudulenta indiferencia, hipócrita empedernida del haz lo que yo diga y no lo que yo haga, me quedo sin argumentos al tratar de explicarte lo poco que te quiero.

[youtube http://www.youtube.com/watch?v=MGHw__rjakM]
Anuncios

6 comentarios en “Mi vida compartida

  1. Yo distingo entre amor y enamoramiento. El enamoramiento es ciego porque nos parece que el otro es perfecto y el mejor del mundo. Por el contrario el AMOR no es ciego porque amas cuando ves los defectos y los aceptas y quieres ayudar a superarlos. Al mismo tiempo esa persona ve tus carencias y las comprende; está basado en la realidad. El amor es consciente y el enamoramiento es mas instintivo, y diría que es la segunda fase del enamoramiento (si es que se llega a ella), tiene raices, es mucho más duradero y diría que puede llegar a durar siempre porque nace de conocer al otro y aceptarle, de compartir, de dar, de recibir, de intereses comunes y de sueños comunes y de un proyecto de vida compatible, de evolucionar y mirar en la misma dirección. Creo que no se puede querer a alguien que no te ama. El amor auténtico es recíproco pues el amor se construye y no es exclusivo, pues no debe axfisiar, poseer y controlar, debe respetar los espacios mutuos y debe estar siempre acompañado de la confianza. Esta es mi opión a mis cincuenta y….

    1. Esta frase me parece curiosa: “creo que no se puede querer a alguien que no te ama” e imagino que mucha gente podría rebatirla, pero a mí se me antoja como algo natural, es decir, ¿puedes querer sin recibir nada a cambio? En términos generales, sí, por supuesto, pero creo que cuando se trata de una pareja no cabe otra alternativa que la reciprocidad.

  2. Pues sí, claro , si no hay reciprocidad en la pareja ¿qué clase de pareja sería? para mi no sería aunténtica….no sería sincera, real y entraríamos en el tema de la dependencia emocional no del amor auténtico entre dos presonas (pareja).

  3. Querida María: me gusta tu blog y en él me quedo con tu permiso. Respecto del tema coincido con Vida en que entre amor y enamoramiento hay una gran diferencia. El primero es el resultado del conocimiento, del compartir, de la entrega, del recibir, de muchas cosas, y el enamoramiento es esa fase a la que se refería Ortega, la que te ciega por todos lados por culpa de no sé que hormonas. Entiendo a Vida cuando dice que no se puede amar a quien no te ama, porque, exceptuando los amores platónicos en los que no hay realidad, se puede uno enamorar y atontare, pero el pasarse años amando y que no te amen, rompe a cualquiera. Yo he vivido las dos cosas en varias ocasiones, y en las dos me he roto. Pero luego me he recompuesto, que es de lo que he aprendido y, supongo seguiré aprendiendo.
    Mil estrellas de alegría
    Sherezade

    1. Me alegro de que te guste el blog, espero tener tiempo para añadir una nueva entrada pronto, hay un par de cosas que me rondan la cabeza y quisiera compartir.

      Cuando el enamoramiento ha desaparecido hay quien es incapaz de quedarse con lo que viene después, sienten que no es suficiente y creen que algún día encontrarán el flechazo eterno. Desde mi punto de vista, es un error. Ese conocimiento del que hablas, la entrega, el compartir… todo ello es enormemente gratificante y sin lugar a duda el propósito final de cualquier relación con un futuro prometedor (doy por hecho que se sobreentiende a qué tipo de futuro me refiero).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s