Understanding Antisemitism

I think jews always find themselves in the middle of the storm and complain even before the lighting bolts are striking but of course they’ve been through hell and back so many times it’s only sensible to try to understand their point of view. I guess Europe is on the brink of discovering a black swan and jews will be the ones telling us “I told you so”.

“[…] The hate that begins with Jews never ends with Jews. […] Antisemitism is not about Jews. It is about anti-Semites. It is about people who cannot accept responsibility for their own failures and have instead to blame someone else. […] The appearance of antisemitism in a culture is the first symptom of a disease, the early warning sign of collective breakdown. If Europe allows antisemitism to flourish, that will be the beginning of the end of Europe. Seguir leyendo “Understanding Antisemitism”

The Kings and Queens

The Kings and Queens

Escuchaba una canción y la voz al otro lado del altavoz parecía hablarme, con tono cautivador apartándome del mundo aquel hombre ya no cantaba sino que se dirigía a mí pausadamente, como si hubiera vida al otro lado y esa fuera la única manera de hacerme llegar un mensaje encriptado a los oídos de otros, claro y conciso a los míos. Decía aquel hombre que el mundo pasaba a su lado como si él fuera un espectador en butaca de entresuelo, la vida a intervalos se repetía una y otra vez y aún las cosas podrían ser peores pero ¿y esos bonitos colores, esas coronas y túnicas doradas? El teatro en penumbra desde el escenario la luz le invita a formar parte de la obra pero las horas pasan y sus piernas no responden. Desde los pies hasta la cintura es incapaz de moverse, falta poco para dejar de respirar y desaparecer de la memoria colectiva en un mundo que recuerda olores y olvida la esencia de quien nunca supo como aplaudir al terminar la función.

Que el tren sólo pasan una vez dicen. Yo creo que pasa un millar de veces pero yo ni si quiera he comprado billete. Existen casos de desdoblamiento de la personalidad en respuesta a eventos traumáticos demasiado dolorosos para ser recordados. Seguir leyendo “The Kings and Queens”

Todo acaba y así empieza

Todo acaba y así empieza

El martes se hacía las mismas preguntas. Abril, ¿o era noviembre? De cualquier manera la historia se repetía infinitamente, abajo, arriba con un loop tortuoso, abajo y vuelta a empezar. Como una esfinge tras un cristal prismático, ocho partes avanzaban y una se quedaba atrás, aquella que unía al conjunto global de su existencia.

En primavera aún dormía con su pijama de invierno: lazos azules adornaban un cuerpo de 24 años venido a menos. No era el tiempo quien dejaba marcas invariables en la piel, la decadencia no se reflejaba en el espejo de su habitación, ni si quiera en los ojos de aquellos que la rodeaban. Agónicas detonaciones mentales consumían los cimientos de Emma, una chica de apariencias mantenidas, una mujer con 5.555 maravillas que ofrecer en el país de los horrores.

Seguir leyendo “Todo acaba y así empieza”

Mujer objeto de consumo: mujer oprimida

Nunca me había planteado escribir una entrada de carácter divulgativo pero en ocasiones el contexto de una posición crítica requiere unas cuantas líneas de antecedentes históricos.

“And the day came when the risk to remain tight in a bud was more painful than the risk it took to blossom”, Anaïs Nin

MUJER DIOSA MADRE –> MUJER OPRIMIDA

Muchos pactos sociales nos han colocado en esta posición. El hombre cazaba, la mujer recolectaba. Años, cientos de costumbres estereotipadas. Todas ellas nacieron con un propósito. Pero no caigamos en el simplismo analítico, y es que parece que las sociedades prehistóricas, aquellas que giraban en torno a la naturaleza, gozaban de una mayor igualdad de género. Tanto ellos como ellas aunaban esfuerzos con el propósito de obtener una mejor calidad de vida. Lo extraño sería encontrar una actividad que sólo acometieran hombres o mujeres, regla confirmada bajo Seguir leyendo “Mujer objeto de consumo: mujer oprimida”

Mi vida compartida

“Incluso cuando duermo me robas los sueños”.

Llevo casi 8 años saliendo con la misma persona; en más de una ocasión me han preguntado “si no me canso” y  lo cierto es que compartir una vida puede llegar a despertar altas tasas de egoísmo máxime cuando tendemos a creer que nada nos queda porque todo lo hemos entregado. Vivimos en propiedad pero no en posesión. No puede ser romántico que alguien termine tus frases, es que, sencillamente, no te está dejando hablar. Que tu pareja sepa lo que estás pensando no significa que “estéis conectados”, es que, por repetición, ya nada le sorprende y el misterio, clave del éxito en una relación duradera, habrá sido sustituido por el tedio y la costumbre. Afrontémoslo, las mariposas no Seguir leyendo “Mi vida compartida”

ETA, políticos, la Iglesia y un amigo

Con el compromiso y la carga voluntaria de tener un blog, lo propio es alimentarlo y no dejarlo morir, o al menos darle la oportunidad de crecer. No entiendo muy bien cómo de entre miles y miles de nuevas entradas la mía puede llamar la atención de tan si quiera una pequeña cantidad de lectores, aún así lo seguiré intentando con ahínco y sin descanso, claro que a veces como a quien le importa no hablar con la boca llena, no deberíamos hacerlo con la cabeza hueca y la mía, en ocasiones, se merece un descanso. Por ahora, ¡leed insensatos! 

Lo que hoy escribo se lo debo a un buen amigo al que llamaremos XY-NN, con el que, por suerte, no siempre estoy de acuerdo.

Comentaba mi amigo en su página de Facebook las últimas declaraciones de nuestro actual Ministro de Justicia, Caamaño (que no Camacho, no vayamos a confundir el toque de balón con tocar las pelotas), en relación a ETA, Seguir leyendo “ETA, políticos, la Iglesia y un amigo”

Sobre música y humanidad

No es para mí la música una forma de vida ni un sustituto de mis rezos. Tampoco una obsesión ni tiempo perdido en una agenda apretada; es una liberación del espíritu en cualquier momento del día. Tres minutos de una melodía son la banda sonora de una película en alta definición en la que a veces soy protagonista y otras mero espectador. Mis padres inculcaron en mi día a día el uso de la música. Pasé mi niñez y gran parte de mi adolescencia consumiendo, interpretando y produciendo ondas sonoras frente a un piano, una guitarra, la flauta o el clarinete, incluso hubo un tiempo en el que cantar fue una asignatura pendiente. El autobús del colegio me devolvía cada tarde la alegría de regresar a casa y mis padres, mis entusiastas e incombustibles progenitores, me la arrebataban sustituyéndola por la necesidad de aprender un lenguaje, el musical, aquel que desde nuestro nacimiento nunca nos abandona y nuestras madres entonan una y otra vez de forma hipnótica con el propósito de trasladarnos a otro mundo, el de los sueños.

Encuentro en la música la forma idónea de contextualizar mis sentimientos. Tres minutos de dolor o alegría capaces de transformar cacofonías mentales en melodías llenas de sentido que no sólo elevan el poder de las palabras a niveles de entendimiento global sino que liberan la tensión que cada día creamos al avanzar, dejando atrás un pasado que jamás podremos cambiar, viviendo en un presente que lucha de forma constante por no encontrarse con un futuro incierto. La música no evade mis sentidos sino que les concede el privilegio de la calma y el equilibrio en el que poder ser conscientes de un abismo que jamás dejará de existir y al que de forma incesante todos tratamos de sobrevivir. Huimos de la inseguridad y el miedo, Seguir leyendo “Sobre música y humanidad”